receta-roast-beef-con-salsa-gravy

 

Vaya por delante que no soy muy fan de la cocina inglesa. La cocina mediterránea, y con ello incluyo las cocinas francesa e italiana, me parece infinitamente más variada, saludable, fresca y técnicamente sofisticada. Sólo otra cocina es comparable, la japonesa, de tradición completamente diferente pero excelente en todos los sentidos. Me sería imposible situar una de ellas por delante de la otra. Son, la cocina mediterránea y japonesa, sencillamente excepcionales y se encuentran, sin duda, un paso más allá del resto. Hecha esta afirmación, respetuosa con el resto de cocinas de todo el mundo, igualmente honorables como rasgo distintivo e inseparable de cada cultura local, hay algunos platos de la cocina inglesa que sobresalen por encima de los demás. Uno de ellos es el roast beef con salsa gravy, también escrito por algunos como rosbif, asado de carne al horno acompañado de una intensa y deliciosa salsa hecha a partir de los jugos de cocción que ha ido liberando la carne, vino tinto, caldo de carne, harina tostada y, opcionalmente, mantequilla. Esta receta es casi una institución nacional en Inglaterra e incluso tiene dedicado un día de la semana: el domingo. Es entonces cuando la tradición toma su máxima plenitud para celebrar en familia o con amigos el Sunday Roast, momento en el que la comida sirve de excusa para reunirse y compartir un buen rato juntos. El asado de los domingos se puede elaborar tanto con carne de cordero, pato, pollo, buey o ternera y es en este último caso cuando toma el nombre de roast beef (ternera asada). Se acompaña normalmente de verduras hervidas y/o purés y la ya mencionada salsa gravy, indispensable si queremos comer el auténtico y tradicional roast beef inglés. Y si no os lo acabáis todo, aún mejor. Podréis disfrutar al día siguiente de un exquisito sándwich de roast beef frío con mostaza, muestra igualmente representativa y deliciosa de la gastronomía inglesa.

 

Ingredientes para 8 personas

1,5 kg de carne de ternera o buey para roast beef bien atada con hilo de cocina (preferiblemente, lomo bajo)
3 chalotas en juliana
1 diente de ajo pelado y partido por la mitad
300 ml de vino tinto
300 ml de caldo de carne
1 rama de salvia fresca (si no encontráis podeís usar laurel y/o perejil)
1 rama de tomillo fresco
1 rama de romero fresco
Pimienta negra
Sal
Aceite de oliva virgen extra
PARA LA SALSA GRAVY:

Los jugos de la coccion que iremos recogiendo

2 cucharadas de harina

Opcional: 2 cucharadas de mantequilla

PARA EL ACOMPAÑAMIENTO:

Puré de patata o puré de boniato

PARA DECORAR:

Unas ramas de tomillo o romero fresco




Preparación del roast beef con salsa gravy

  1. Recordar sacar la carne de la nevera para que cuando la tengamos que utilizar esté a temperatura ambiente.
  2. Precalentar el horno a 200 ºC.
  3. Hacer un bouquet garni con las ramas de salvia, tomillo y romero fresco.
  4. En una sartén con aceite de oliva, dorar el diente de ajo pelado y abierto por la mitad y el bouquet garni.
  5. Retirar el diente de ajo y el bouquet garni de la sartén. Reservar el bouquet garni para después.
  6. Salpimentar la carne y, en la misma sartén que hemos utilizado para dorar el ajo y el bouquet garni, sellarla bien por todos los lados a fuego alto. La carne debe quedar bien dorada por fuera y cruda por dentro. No tenemos que cocerla por dentro, sólo sellar los poros de la carne y conseguir que adquiera un dorado atractivo por fuera. Reservar en una fuente.
  7. Poner 150 ml de caldo de carne en la sartén y remover bien con una espátula de madera para recuperar todos los jugos de la cocción que haya soltado la carne. Reservar la salsa resultante en un bol para hacer posteriormente la salsa gravy.
  8. Pintar la bandeja del horno con aceite de oliva, añadir las chalotas cortadas en juliana, el bouquet garni que teníamos reservado y 150 ml de vino tinto.
  9. Poner encima de la bandeja del horno una parrilla para asar carne y, encima de ésta, la carne. Es muy importante que la carne no toque con los líquidos de la bandeja de horno que hay debajo de la parrilla.
  10. Hornear la carne durante 15-20 minutos. A media cocción, abrir el horno y poner 150 ml de caldo de carne en la bandeja. El tiempo de cocción se debe ajustar en función de la cantidad de carne que se use y cómo nos guste el punto de cocción. Se calcula unos 15 minutos por kilogramo de carne si se quiere poco hecha, unos 18 minutos por kilogramo si se quiere el punto y unos 22 minutos por kilogramo si se quiere bastante hecha. También tenéis la opción de usar un termómetro de horno para controlar la temperatura interior de la carne y apagar el horno cuando se alcance el punto deseado:

    Muy poco hecha: 49 ºC

    Poco hecha: 52 ºC

    Al punto: 54 ºC

    Medio hecha: 60 ºC

    Muy hecha: 71 ºC

  11. Cuando la carne esté hecha, apagar el horno, dejar la puerta entreabierta y dejarla reposar un mínimo de 30 minutos para que los jugos interiores de la carne se repartan bien. Durante la cocción, con la alta temperatura del horno, los jugos interiores de la carne tienden a ir a la parte más exterior de la misma. Con el reposo, volverán a su interior y se repartirán bien, por lo que la carne nos quedará más tierna y melosa.
  12. Pasado este tiempo, poner la carne en una fuente y tapar con papel de aluminio o de horno para que conserve el calor.
  13. Poner la bandeja del horno encima del fogón grande de la cocina, añadir 150 ml de vino tinto y rascar bien la bandeja con una espátula de madera para recuperar todos los jugos de la cocción de la bandeja.
  14. Poner el jugo resultante en el vaso de la batidora, dejarlo reposar un poco para que suba la grasa a la superficie y retirar la grasa con una cuchara.
  15. Triturar el jugo con la batidora eléctrica, colarlo y añadirlo al jugo inicial que habíamos recuperado de la sartén y que teníamos reservado en un bol.
  16. En un cazo pequeño, cocer la harina entre 5 y 10 minutos, vigilando que no se queme. Cuanto más oscura quede, más oscura será la salsa gravy.
  17. Añadir los jugos a la harina mientras removemos con una batidora de mano. Cocer 3-4 minutos, hasta que, al poner una cuchara y sacarla, vemos que la salsa la napa completamente. Apagar el fuego.
  18. Si deseáis utilizar mantequilla para la salsa gravy para que quede más emulsionada y brillante, añadirla en este momento y remover con el batidora de mano para que se derrita y termine de ligar la salsa.
  19. Probar la salsa y salpimentar al gusto si fuera necesario. Es probable que haya quedado suficientemente intensa y no sea necesario añadir más sal o pimienta.
  20. Cortar el roast beef a lonchas muy finas.
  21. Poner 3 ó 4 lonchas de roast beef en cada plato con salsa gravy por encima, acompañar con un poco de puré de patata o puré de boniato y terminar de decorar con unas ramas de romero o tomillo fresco. Servir más salsa gravy en un bol aparte por si alguien se quiere poner más.
Resumen
recipe image
Nombre receta
Roast Beef con salsa gravy
Fecha publicación
Tiempo preparación
Tiempo cocción
Tiempo total
Valoración media
3.51star1star1star1stargray Based on 15 Review(s)