receta-crema-de-calabacín

 

El calabacín me gusta especialmente por su versatilidad culinaria y su sabor suave y dulzón, cercano al de su prima hermana, la señora calabaza. A diferencia de esta última, caracterizada por su dureza, lo que también limita su uso en la cocina, el calabacín es mucho más blando y se puede utilizar en multitud de recetas, como en la crema de calabacín que aquí os propongo, para acompañar el pescado a la papillote, cortado a rodajas y hecho a la brasa, incorporándolo a la salsa de samfaina (parecida al pisto), como un ingrediente más de una pizza o cortado a daditos y sofrito con tomate para acompañar una buena pasta por ejemplo. En cuanto a la crema que ahora nos ocupa, el calabacín es el protagonista principal, sólo acompañado de un ligero sofrito de puerro y un poco de patata, que nos ayudará a dar una textura más cremosa. Evitad, por favor, poner demasiado patata, dado que, de hacerlo, no sólo alteréis la textura sino también el sabor y echaréis a perder la delicadeza de la que se suponía que tenía que ser la verdura principal: el calabacín. Si deseáis un sabor más marcado, siempre podéis sustituir el agua por un caldo de pollo o verduras pero, en este caso, el sabor ligero del calabacín quedará atenuado. Finalmente, dejo a vuestra discreción el uso de queso y especias. Reservaros estos ingredientes para ir variando la crema de calabacín de vez en cuando y, así, descubrir nuevas dimensiones que os ayudarán a romper con la monotonía culinaria en la que, de vez en cuando, caemos cuando tendemos a repetir una receta una y otra vez.

 

Ingredientes para 4 personas

4 calabacines medianos (aprox 1 kg)
1 patata mediana (unos 200 g)
2 puerros medianos (unos 400 g)
40 g de aceite de oliva virgen extra
800 ml de agua (o caldo de pollo o verduras)
Pimienta blanca
Sal
Para acompañar: picatostes de pan fritos o rocas de queso parmesano



Preparación de la crema de calabacín

  1. Cortar el extremo superior más verde de los puerros, limpiarlos bien y cortarlos en juliana.
  2. Poner el aceite de oliva en una olla alta y sofreír el puerro a fuego lento hasta que empiece a coger color. Unos 10 minutos.
  3. Mientras tanto, pelar la mitad de los calabacines y la patata. Dejaremos la mitad de los calabacines sin pelar para reforzar el color verde de la crema de calabacín. También la podemos hacer pelando todos los calabacines o dejando la piel a todos, como se quiera.
  4. Cortar los calabacines y la patata en dados no muy grandes.
  5. Añadir el agua a la olla (o caldo de pollo o verduras) y un poco de sal, tapar la olla y esperar que empiece a hervir. La cantidad de agua es orientativa. La cantidad puede variar en función de cómo guste de espesa o líquida la crema de calabacín y la potencia del fuego.
  6. Incorporar los dados de patata, tapar la olla y hervir 3 minutos.
  7. Incorporar los dados de calabacín, un poco de pimienta blanca, tapar la olla y hervir 6 minutos más.
  8. Apagar el fuego, dejar enfriar unos minutos y triturar a conciencia con la batidora eléctrica.
  9. Probar la crema de calabacín y rectificarla de de sal y pimienta si fuera necesario.
  10. Opcionalmente, si se quiere conseguir una crema de calabacín más fina, pasarla por el chino.
  11. Acompañar la crema de calabacín con unos picatostes de pan fritos o unas rocas de queso parmesano.
Resumen
recipe image
Nombre receta
Crema de calabacín
Fecha publicación
Tiempo preparación
Tiempo cocción
Tiempo total
Valoración media
51star1star1star1star1star Based on 12 Review(s)