receta-sopa-de-cebolla

 

Si hay un ingrediente fundamental en nuestra cocina es, sin lugar a dudas y con perdón de algunos rara avis a los que no les gusta, la cebolla. Ingrediente indispensable y esencial del sofrito y los rustidos, forma parte de nuestra cultura desde mucho antes, evidentemente, que el tomate y la patata, ambos venidos de América. Sorprende pues como un plato como la sopa de cebolla, receta tradicional francesa llamada soupe à l’oignon o soupe à l’oignon gratinée, no haya tenido su hermano gemelo en nuestro territorio, como ocurre con otras recetas que, por proximidad geográfica, se han extendido por el Mediterráneo con ligeras variaciones.

 

Como señal de identidad de su procedencia, la sopa de cebolla se empieza elaborando con mantequilla y harina, el conocido roux, se aromatiza con vino blanco y se acaba gratinado con queso francés; todos ellos ingredientes muy característicos de la cocina francesa sin los cuales se podría ubicar perfectamente el nacimiento de este plato en cualquier otro territorio europeo. De hecho, la sopa de cebolla no es más que un sofrito de cebolla con mantequilla, espesado con harina, desglaseado con vino blanco y hervido con caldo de pollo o carne (o incluso agua). Para hacer más consistente y reconfortante el plato, especialmente indicado en la época invernal para ayudar a combatir el frío y coger fuerzas – de hecho este es su humilde origen – la sopa de cebolla se acompaña de rebanadas de pan tostado y abundante queso rallado, el cual se puede gratinar (soupe à l’oignon gratinée) o servir directamente (soupe à l’oignon). Se elabore como se elabore, si no sois de aquellos rara avis a quienes no les gusta la cebolla, con perdón, disfrutaréis como nunca con el gusto exquisito de la cebolla caramelizada mezclada con el pan remojado con el caldo y el queso fundido.

 

Ingredientes para 2 personas

800 ml de caldo de pollo o carne
3 cebollas medianas cortadas en juliana o trozos pequeños
30 g de mantequilla
100 ml de vino blanco seco
4 tostadas pequeñas de pan tipo baguette o chusco
Queso gruyere, emmental o comte rallado al gusto
½ c.s. de harina (unos 15 g)
Sal
Pimienta negra
Aceite de oliva virgen extra
Opcional: perejil o cilantro picado



Preparación de la sopa de cebolla

  1. Deshacer la mantequilla en una cazuela con un chorro de aceite de oliva y sofreír a fuego lento la cebolla cortada en juliana o trozos pequeños durante 30 minutos. Se debe ir caramelizando poco a poco, vigilando que no se quemen las puntas. Si veis que se oscurece demasiado, añadir un poco de caldo para enfriarla y alargar la cocción.
  2. Mientras cocemos la cebolla, calentar el caldo de pollo o carne para que, cuando lo tengamos que utilizar, ya esté caliente.
  3. Cuando la cebolla ya tenga un buen color marrón caramelo (no debe estar ni demasiado transparente ni demasiado tostada), incorporar media cucharada de harina y cocer 3 minutos.
  4. Añadir el vino blanco y dejarlo reducir 1 minuto.
  5. Incorporar el caldo de pollo o carne, salpimentar al gusto y cocer durante 30 minutos a fuego lento y con la cazuela medio tapada.
  6. Para servir los platos, poner la sopa de cebolla en cazuelas de barro o cuencos o platos que puedan ir al horno, disponer en medio de cada cazuela 2 tostadas pequeñas de pan y espolvorear por encima el queso rallado al gusto.
  7. Poner debajo del grill del horno durante unos minutos hasta que el queso se derrita y tome un bonito color tostado.
  8. Opcionalmente, se puede acabar de decorar la sopa de cebolla con perejil o cilantro picado por encima.
Resumen
recipe image
Nombre receta
Sopa de cebolla
Fecha publicación
Tiempo preparación
Tiempo cocción
Tiempo total
Valoración media
51star1star1star1star1star Based on 4 Review(s)