receta-tortilla-de-calçots

 

Los calçots (especie de cebolleta típica de Catalunya) gustan o no gustan. Dejando de lado los efectos secundarios de las calçotadas, ya sea por las características intrínsecas e indisociables de este vegetal o por la cantidad desmesurada que se llega a comer, su sabor dulce y la parafernalia que lo rodea han convertido el calçot en uno de los productos más reputados y deseados de la época invernal catalana. Su sabor se convierte excelso cuando se consume en compañía, cocinado encima de las llamas de troncos de encina y acompañado de un buen vino tinto. Una auténtica fiesta nacional, la “Calçotada”, celebrada cada invierno por cada vez más catalanes y catalanas. Fruto de estos encuentros alegres y un tanto lujuriosos, pueden pasar 2 cosas: que las ganas con las que se esperaba la fiesta hayan producido un exceso de euforia y los comensales no hayan dejado ninguna calçot por pelar, o bien que los comensales hayan sido más cautos pensando ya en la carne a la brasa y haya sobrado algún calçot. Si este es el caso, tenéis la excusa perfecta para cuando no os vea nadie, volverlos a envolver con papel de periódico y llevarlos a casa, donde podréis coméroslos sin más, con un poco de salsa de calçots o romesco, o bien utilizarlos para hacer una tortilla de calçots, combinación exquisita tanto o mejor que la tortilla de ajetes. Si no habéis tenido esa suerte y no habéis podido llevaros calçots sobrantes de la calçotada, siempre tenéis la opción de cocinarlos al horno en casa. Quedan también buenos, aunque, como podréis entender y suponer, no adquieren el mismo sabor que cuando se cocinan encima de las llamas.

 

Ingredientes para 1 persona

PER LA TRUITA DE CALÇOTS:

2 huevos ecológicos

5 calçots (si podéis aprovechar calçots que hayan sobrado de una calçotada, mucho mejor)

Sal

Aceite de oliva virgen extra

PER ACOMPANYAR:

2 rebanadas de pan tostado

1 tomate de sucar

Aceite de oliva virgen extra

Sal




Preparación de la tortilla de calçots

  1. Lo ideal para la tortilla de calçots es aprovechar calçots que hayan sobrado de una calçotada. Pero si no es el caso y no tenéis, siempre podéis cocinarlos al horno, aunque no es exactamente lo mismo. El sabor que cogen los calçots cuando se cocinan encima de la llama de troncos de encina es inigualable e insuperable por muy buen horno que tengamos.
  2. Para hacer los calçots al horno, primero hay que limpiarlos y dejar sólo la parte que aprovecharemos después. Para ello, cortar las raíces de los calçots y la parte de arriba de color verde y quitarles la arena bajo un chorro de agua. Nos deben quedar los calçots bien limpios, casi listos para ser pelados y comidos.
  3. Precalentar el horno a 250 ºC.
  4. Poner los calçots uno al lado del otro sobre la parrilla del horno. Colocar debajo una bandeja para recoger los jugos que vayan soltando durante la cocción y hornear a 250 ºC durante 15 minutos con calor arriba y abajo.
  5. Pasado este tiempo, sacar la parrilla del horno, dar la vuelta a los calçots y hornearlos 15 minutos más.
  6. Apagar el horno y poner los calçots encima de un par de hojas de periódico. Envolver bien los calçots y dejarlos reposar 5-10 minutos para que se terminen de hacer por dentro.
  7. Una vez que tenemos los calçots hechos, ya estamos listos para hacer la tortilla de calçots.
  8. Batir los huevos ecológicos en un bol.
  9. Cortar los calçots en trocitos, mezclar con los huevos batidos y salar ligeramente.
  10. Calentar una sartén grande con un poco de aceite de oliva y, cuando esté bien caliente, incorporar la mezcla de huevos y calçots.
  11. Doblar la tortilla en 3, darle la vuelta con un tapa para girar tortillas y terminarla de cocer según el gusto de cada uno, en función de si os gusta el huevo más o menos cuajado.
  12. Para servir la tortilla de calçots, podéis hacerlo acompañada de pan tostado con tomate, aceite y sal.
Resumen
recipe image
Nombre receta
Tortilla de calçots
Fecha publicación
Tiempo preparación
Tiempo cocción
Tiempo total
Valoración media
51star1star1star1star1star Based on 7 Review(s)