receta-buñuelos-de-bacalao

 

Hay platos que, particularmente, prefiero comer en casa y no arriesgarme mucho a lo que pueda encontrar por allí, a menos que tenga buenas referencias del establecimiento y tal acto no suponga poner en peligro mi integridad estomacal. Me sucede sobre todo con los fritos, tales como las croquetas, la carne rebozada o los buñuelos de bacalao. Un exceso de aceite, por cierto, algo fácilmente evitable y que sólo requiere la voluntad del cocinero para poner las viandas sobre papel absorbente, y el uso de aceites de dudosa procedencia hasta la extenuación me producen una sensación de malestar general durante un buen número de horas. Así pues, para evitarlo, no me queda más remedio que, o bien confiar sólo en los establecimientos que ofrezcan suficientes garantías o tengan el aval de amigos o amigas que hayan ido antes, o bien cocinar estos platos en casa. Es en este último caso cuando los platos adquieren un sabor especial. Y después de algunos intentos para pulir la técnica, os prometo que el resultado que conseguiréis será mucho mejor que el que podréis degustar en muchos bares y restaurantes. Quizás no serán las mejores croquetas o buñuelos de bacalao que hayáis probado jamás (o quizás sí) pero, como mínimo, podréis tener la certeza de que los hay mucho peores y, lo más importante, no tendréis efectos secundarios en vuestro sistema digestivo.

 

Ingredientes para 4 personas

200 g de bacalao desalado y desmigado
2 dientes de ajo picados
2 c.s. de perejil picado
150 g de agua mineral natural
100 g de harina
2 o 3 huevos
60 g de aceite de oliva virgen extra
Aceite de oliva virgen extra para freír los buñuelos de bacalao
(c.s.: cucharada sopera)



Preparación de los buñuelos de bacalao

  1. Calentar el aceite de oliva en un cazo y dorar los ajos picados.
  2. Añadir el bacalao desalado y desmigado y saltear 5 minutos, hasta que adquiera un color más opaco.
  3. Incorporar el agua y llevar a ebullición.
  4. Retirar el cazo del fuego y añadir la harina.
  5. Volver a poner el cazo en el fuego y trabajar la masa a fuego lento durante 5 minutos.
  6. Apagar el fuego y poner la masa en un bol para que se enfríe más rápidamente.
  7. Cuando la masa esté tibia, añadir 2 huevos, sobre todo, de uno en uno, hasta conseguir una textura de pico de pato, la que cuando sacamos la espátula de la masa cae un poco de masa por la espátula y hace forma de pico de pato. Si con 2 huevos no es suficiente, añadir un tercero.
  8. Incorporar el perejil picado, mezclar bien y reservar.
  9. Calentar aceite de oliva abundante en un cazo y, cuando esté caliente, poner 1 cucharada de la masa no muy grande. Veréis que el buñuelo va cogiendo forma redonda mientras se fríe. Ir dándole la vuelta para que se haga por todos los lados. Hacer lo mismo con el resto de la masa, con tantos buñuelos como os quepan en el cazo.
  10. Una vez fritos los buñuelos de bacalao, reservarlos sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite.
  11. Podéis comer los buñuelos de bacalao solos o, si queréis variar un poco, acompañarlos de salsa de tomate casera aromatizada con alguna hierba como albahaca, tomillo o romero.
Resumen
recipe image
Nombre receta
Buñuelos de bacalao
Fecha publicación
Tiempo preparación
Tiempo cocción
Tiempo total
Valoración media
51star1star1star1star1star Based on 4 Review(s)