cava-pere-ventura




La familia Ventura tiene una larga tradición vitivinícola asociada a la comarca del Penedès (Catalunya), de donde salen sus excelentes cavas y vinos. Su historia se remonta a 1898, cuando Pere Ventura Claramunt inició el linaje familiar asociado al cava que, aún hoy, lleva su apellido. No fue hasta 1992 que su bisnieto, Pere Ventura Vendrell, fundó las cavas actuales en Sant Sadurní d’Anoia, la capital de la comarca. Unas cavas modernas, en evolución constante, donde se busca continuamente la excelencia de todos los productos que se elaboran. Es en este entorno tan influenciado por los viñedos como es la comarca del Alt Penedès, lugar donde se inventó el cava en 1872, donde se cultiva la uva con la máxima atención posible, para conseguir las mejores variedades posibles para elaborar cavas y vinos. El Cava Pere Ventura descansa un mínimo de 15 meses sobre lías en las galerías subterráneas de las propias cavas. Allí va adquiriendo su personalidad final, como por ejemplo el Coupatge d’Honor, un cava elaborado con xarel·lo y parellada, de gran intensidad aromática y lleno de matices. Otros, como el Cuvée María del Mar, elaborado con 4 variedades de uva diferente, son más innovadores y buscan sorprendernos con sus aromas afrutadas y de crianza. Así mismo, el color rojo intenso de su Brut Rosé ya deja entrever su complejidad y futuras notas a frutos rojos. Todos ellos elaborados con los conocimientos acumulados durante muchos años y generaciones que ayudan a mantener el prestigio de este producto tan catalán.