foie-gras-rosina




Podríamos decir que Rosina Mitjavila lleva casi toda la vida vinculada a los patos y al foie gras. Fue su padre, Manel, quien le introdujo en este mundo después de co-fundar y trabajar durante muchos años en una empresa pionera en la cría y engorde de patos para la elaboración de foie gras en Catalunya. Desde medianos de la década de los 80 ya empezó a trabajar en la granja, para después empezar a elaborar ella misma los productos que se obtenían de este animal. Todo este conocimiento acumulado durante aquel tiempo, le animó a fundar la empresa Foie Gras Rosina en el año 2005 en el pequeño pueblo de Palau Santa Eulàlia, ubicado al lado de Figueres (Alt Empordà, Catalunya). Desde allí, y con la tranquilidad y alegría que la caracteriza, Rosina elabora artesanalmente auténticas delicias de pato, una materia prima que trae de una granja gerundense, la cual cría y engorda patos de la raza Mulard al aire libre, durante 3 meses a base de maíz en grano y según el método tradicional. Sin utilizar ningún tipo de aditivo artificial y mediante sencillas elaboraciones, consigue un foie gras de textura y sabor extraordinarios, que se derrite en la boca, liberando, así, todas sus aromas y recordándonos por qué este producto ha conseguido tanto prestigio gastronómico. Así mismo, productos como la tarrina de pato, las alas, mollejas o muslo en confit, magret, jamón y el hígado fresco, todos ellos productos artesanos elaborados con la misma filosofía, no tienen nada que envidiar al foie gras y nos permiten disfrutar de esta carne en toda su plenitud.