frutos-secos-crit-d-or
Ubicada en Granollers (Vallès Oriental, Catalunya), esta empresa artesanal y familiar especializada en la elaboración de fruta seca nació en 1983 de la mano de Josep Cladellas, quien después de trabajar muchos años en el sector agroalimentario decidió empezar su propio proyecto. Los inicios se sitúan alrededor de 1981, momento en que decidió ponerse a trabajar por cuenta propia comercializando fruta seca de otros productores. Pronto se dio cuenta que podía mejorar notablemente la calidad de los productos que vendía, así que complementó la venta de los productos que tenía con otros que elaboraba él mismo en pequeñas cantidades. Poco a poco, los clientes le empezaron a pedir sólo la fruta seca que él hacía, hasta el punto de desplazar totalmente los otros productos, y ya en el 1983 tomó la decisión de fundar Crit d’Or y consolidar la nueva situación. Desde entonces, elaboran artesanalmente fruta seca tostada y salada, y ya más recientemente, fruta seca garrapiñada, acaramelada y con chocolate. La mayoría de ellos elaborados con fruta seca de productores locales, en pequeñas cantidades y a fuego lento, respetando la tradición heredada y los tiempos de cocción necesarios. En fin, procesos de elaboración lentos y costosos alejados de la lógica industrial pero que acaban configurando un sabor, aroma y textura extraordinarios al producto final. No es por casualidad, pues, que sus productos lleguen a sitios tan lejanos como Japón, en parte gracias también al impulso que ha dado a la empresa la segunda generación liderada por Glòria, la hija de Josep y Carme.