restaurante-sense-pressa

Precio medio: 65€
Cocina: de mercado
Ideal para: íntimo, para ir en pareja o amigos
Ubicación: Barcelona – Eixample izquierdo
 
93 218 15 44
c/ Enric Granados, 96. 08008 Barcelona
www.sensepressarestaurant.com

DESTACADO

  • Tienen muchos platos fuera de carta. Dejaros aconsejar.
  • Los garbanzos con espardeñas y huevo, el txuletón y el steak tartar nunca fallan.
  • Dejad un sitio para los postres, especialmente la leche frita y la coca de Llavaneres.
  • Conviene reservar con antelación. Sólo tiene 8 mesas y suele estar lleno.




Cocina de producto excelsa

 

Barcelona es una ciudad cosmopolita, abierta al mundo y asimila muy rápido las nuevas tendencias europeas e internacionales. Este carácter innegable se ve reflejado en todas partes y la gastronomía no es una excepción. Los comensales que pasan cada día por los restaurantes de la ciudad son variadísimos, de todos los orígenes que podamos pensar y, irremediablemente, este hecho influye en la tipología de la oferta gastronómica local. Hoy en día, se puede disfrutar de cualquier tipo de comida y de cualquier origen, casi a cualquier hora. La presión para diferenciarse y la competencia por el comensal ha sido clave para la modernización y adaptación de la oferta gastronómica a las nuevas demandas gustativas, lo que ha supuesto la renovación de muchos establecimientos y la adecuación de la carta a los nuevos gustos.

 

Así, la oferta gastronómica se ha hecho extensísima: desde los restaurantes de todas las nacionalidades que nos puedan venir a la cabeza hasta los más modernos restaurantes de autor o de platos y platillos reinterpretados, a menudo acompañados de locales decorados adecuadamente para transmitir esa sensación de imperiosa actualidad.

 

Dentro de esta transformación de la restauración local en los últimos años, más rápida que lenta, ha habido una serie de restaurantes que han sabido preservar su autenticidad y se han mostrado fieles a los valores e ideas con los que nacieron. Probablemente la presión por el cambio ha debido de ser fuerte, pero estos restaurantes se han mostrado firmes en sus convicciones. Y todos ellos, casualmente o no, comparten las mismas características: la misma familia los regenta desde hace bastantes años, suelen ser pequeños y acogedores, basan su cocina en producto de altísima calidad y emplean técnicas culinarias tradicionales, sin excesivas sofisticaciones. Estamos hablando de restaurantes como el Sense Pressa, Can Vallés, Can Pineda, Ca l’Isidre, Bodega Sepúlveda o Granja Elena por ejemplo.

 

En el caso que nos ocupa, el restaurante Sense Pressa, la entrada no destaca especialmente, lo que podría hacer, fácilmente, que lo pasáramos de largo y no le prestáramos la atención que, después de comer, todos estaríamos de acuerdo en otorgarle. Y es que realmente el Sense Pressa no necesita muchas demostraciones públicas grandilocuentes para poner de manifiesto su calidad, ya que el boca a boca y el trabajo del día a día de José Luis, Isabel y su hijo, Víctor, han sido suficientes para llenar día si día también el pequeño local de la calle Enrique Granados.

 

Con 6 mesas en el comedor principal, 2 en la entrada y una pequeña terraza, no es extraño pues que sea difícil reservar mesa. Eso sí; una vez sentados, mentalizaros para disfrutar de una comida memorable orquestada desde el principio por José Luis, quien aparte de dirigir la cocina, hace de maestro de ceremonias y os cantará la infinidad de platos que tienen fuera de carta. La cocina de mercado tiene, afortunadamente, esto: la peculiaridad de contar cada día con ingredientes diferentes según el producto que llegua del Mercado y traérnoslos a la mesa bien frescos. Ante una frescura excepcional entenderéis que no sea necesario técnicas culinarias abrasivas o de vanguardia a no ser que queramos disfrazar otras carencias o realmente queramos transmitir un sello propio y de autor, algo totalmente loable y válido pero al alcance de muy pocos.

 

La cocina del Sense Pressa, pues, es una cocina rotundamente de producto, de mercado y tradicional, sin excesivas complicaciones. Prueba de ello son sus entrantes, como las croquetas de gambas o jamón (excepcionales), los buñuelos de bacalao, las anchoas o las alcachofas rellenas de foie. O sus platos de carne o pescado como el txuletón (memorable), el cordero lechal, el cochinillo al horno, el steak tartar, el bacalao al pil pil o el tronco de merluza, entre otros. La carta no recuerdo que haya cambiado mucho con los años y, probablemente, si no lo ha hecho, es por la gran cantidad de platos fuera de carta que José Luis no se cansará de repetir si, al llegar al final y no recordar los primeros platos que os ha dicho, le pedís que os los vuelva a decir. Hay uno, cabe decir, que destaca por encima de los demás y que ha conseguido fidelizar a más de uno: los garbanzos con espardeñas y huevo. Sin ánimo de condicionar a nadie, pero si realmente este plato es el que lleva a mucha gente al Sense Pressa, será por algo.

 

Como no podía ser de otra manera, los postres están a la altura de los platos que los preceden, siendo especialmente destacable la famosa coca de Llavaneres y la leche frita que elabora la propia Isabel. Sin embargo, si no se ha sabido calibrar bien los primeros y segundos que se han pedido y se ha llegado forzado a los postres, mejor compartir uno y dejar el otro para una próxima visita.

 

En cuanto a los vinos, la selección es extensa y bien elegida gracias, principalmente, a la pasión de Víctor, el hijo de José Luis, quien os ayudará a elegir el vino o espumoso que mejor acompañe los platos pedidos y satisfaga vuestros gustos particulares. Una pasión que se visualiza a medida que entramos en el minúsculo comedor de seis mesas al ver todas las botellas de vino, cava y champagne presentes en las estanterías de las paredes. Una ambientación que, ciertamente, ayuda a crear una atmósfera relajada, agradable y muy gastronómica presagio de lo que está a punto de suceder.

 

Summary
product image
Aggregate Rating
5 based on 3 votes
Brand Name
Sense Pressa
Price
EUR 65