receta-crema-de-calabaza-y-zanahoria

 

Si hay tres cosas que me gustan especialmente para cenar estas son las tortillas, las sopas y las cremas. Los tres platos ligeros ideales por la noche para facilitar la digestión y poder ir a dormir sin remordimientos de conciencia, algo repetido a menudo por los entendidos en nutrición y, desde siempre, transmitido por la tradición popular en forma de dicho: desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo.

 

Aplicada la máxima, las cremas de verduras son una de las cenas ideales. Son nutritivas, reconstituyentes y no aportan casi nada de hidratos de carbono y grasas, dos componentes que es preferible ingerirlos en el desayuno y la comida. Se pueden hacer de muchos tipos: de calabaza, calabacín, puerro, zanahoria, patata, una mezcla de todas ellas o con otras verduras o tubérculos no tan conocidos como los tupinambos. También se podrían clasificar como tales las cremas de procedencia andaluza como el gazpacho o el salmorejo, aunque su elaboración es un poco diferente así como el tipo de ingredientes que las componen.

 

Si os gusta la crema de calabaza, seguro que esta crema también os gustará. La zanahoria es un complemento ideal de la primera, no sólo por su color naranja, sino también por su sabor suave y dulce y, al mismo tiempo diferente al de la calabaza. Dos ingredientes que se entienden fácilmente y son de lo más buenos cuando se encuentran juntos en forma de crema. La base de ésta no difiere de muchas cremas: un sofrito ligero de puerro (o cebolla) con mantequilla y/o aceite de oliva y un componente líquido que tanto puede ser un caldo de pollo, de verduras o, incluso agua. El toque final y personal se puede aportar con las especias y hierbas aromáticas. Una gran ventaja de que permite hacer múltiples variantes de una misma receta y poder disfrutar semana sí semana también de esta cena tan saludable.

 

Ingredientes para 4 personas

500 g de calabaza
500 g de zanahoria
1 puerro
1 l de caldo de pollo
1 hoja de laurel
1 c.s. de mantequilla
Aceite de oliva virgen extra
Opcional: Nuez moscada
Pimienta negra
Sal
Pipas de calabaza o piñones para acompañar
(c.s.: cucharada sopera)



Preparación de la crema de calabaza y zanahoria

  1. En una olla, poner la mantequilla y un chorro de aceite de oliva y sofreír el puerro cortado en juliana hasta que empiece a tomar color, unos 10 minutos.
  2. Pelar y cortar en trozos pequeños la calabaza y la zanahoria.
  3. Incorporar los trozos de calabaza y zanahoria en la olla y sofreír 5 minutos.
  4. Añadir el caldo de pollo y el laurel. Salpimentar. Hervir unos 20-25 minutos, hasta que la calabaza y la zanahoria estén blandas (comprobarlo con un palillo o un cuchillo).
  5. Apagar el fuego, retirar la hoja de laurel y triturar a conciencia con la batidora eléctrica.
  6. Opcionalmente, se puede terminar de dar un toque especiado a la crema de calabaza y zanahoria con nuez moscada rallada.
  7. Tostar pipas de calabaza o piñones en una sartén sin aceite.
  8. Servir la crema de calabaza y zanahoria acompañada de pipas de calabaza o piñones tostados por encima.
Resumen
recipe image
Nombre receta
Crema de calabaza y zanahoria
Fecha publicación
Tiempo preparación
Tiempo cocción
Tiempo total
Valoración media
31star1star1stargraygray Based on 4 Review(s)