receta-flan-casero

 

Hacer flan casero, en casa, era algo bastante habitual hace años. Tanto, que bastantes personas aún guardan en su memoria el dulce recuerdo de aquellas flaneras de aluminio que se empleaban para elaborarlo. De hecho, muchas personas todavía las conservan, como parte de la herencia gastronómica que recibieron de algún antepasado más o menos próximo. Verlas de nuevo es hacer volver a la memoria aquellos momentos de infancia donde la cocina, aquel proceso a través del cual transformamos los alimentos, era mucho más presente en nuestros hogares.

 

Hoy en día, aunque la gastronomía es objeto de un reconocimiento nunca visto, poco a poco parece que vamos sustituyendo la cocina doméstica por productos que nos liberan de esta carga. Si es que realmente supone una carga, lo que debería poner en duda y nos debería hacer reflexionar. La conveniencia, un concepto muy de moda sobre todo entre los entornos marketinianos, se ha impuesto por encima de muchos otros valores. Y con ella, la cocina ha ido perdiendo un terreno que han ido ganando los productos procesados y ultraprocesados.

 

Volver siglos atrás y elaborárnoslo todo probablemente no sea la solución. Pero tampoco lo es procesarlo todo y alejarnos tanto de la cocina que no sepamos ni de dónde vienen ni cómo se hacen los productos que nos comemos. Podemos tomar como ejemplo el flan. Podemos encontrar flanes muy buenos en las tiendas y no tiene nada de malo comprarlos de vez en cuando. Aun así, también es muy bueno, a nivel educativo y para nuestro placer gastronómico, elaborarlos en casa y poder y saber apreciar las diferencias entre un buen flan casero, elaborado con leche fresca, y el resto. Sólo así, además de conservar un acto tan esencial para nosotros como es la cocina, podremos disfrutar del auténtico sabor del flan.

 

Ingredientes para 6 flanes

500 ml de leche fresca (entera)
½ rama de canela
½ piel de limón
4 huevos
100 g de azúcar
PARA EL CARAMELO:

60 g de azúcar

Un chorrito pequeño de agua mineral natural

 



Preparación del flan casero

  1. Precalentar el horno a 180 ºC con calor en la parte de abajo.
  2. Poner el azúcar del caramelo en un cazo pequeño, añadir un chorrito de agua (no mucha, la justa para que se diluya un poco el azúcar) y calentarlo. Dejarlo hervir un par de minutos y cuando veamos que adquiere textura de caramelo, apagar el fuego.
  3. Cubrir el fondo de las flaneras con el caramelo que acabamos de hacer. Hacedlo cuando el caramelo esté todavía caliente, ya que de esta manera se podrá repartir bien. Podéis utilizar flaneras individuales o una grande.
  4. En otro cazo, calentar la leche con la canela y la piel del limón. Cuando esté a punto de hervir, apagar el fuego y dejarla infusionar 10 minutos con el cazo tapado.
  5. Mientras infusionamos la leche, mezclar los huevos con el azúcar en un bol grande con la ayuda de una batidora de mano.
  6. Cuando tengamos la leche infusionada, añadirla al bol de los huevos mezclados con el azúcar pasándola previamente por un colador. De esta manera nos aseguraremos de que no queden impurezas (restos de nata, trocitos de canela o piel de limón). Mezclar bien hasta obtener una mezcla homogénea.
  7. Rellenar las flaneras, idealmente pasando la mezcla de nuevo por el colador.
  8. Colocar las flaneras en una bandeja alta que pueda ir dentro del horno, añadir agua para cocer las flaneras al baño María y hornearlas 30 minutos a 180ºC, hasta que veamos que el huevo ha cuajado. Vigilar que el agua del baño María no hierva.
  9. Apagar el horno, retirar la bandeja, sacar las flaneras del baño María y dejar enfriar el flan casero a temperatura ambiente.
  10. Una vez frío, tapar el flan casero con papel film y guardarlo en la nevera. Podéis guardar el flan casero en la nevera tranquilamente 4 o 5 días.

 

Resumen
recipe image
Nombre receta
Flan casero
Fecha publicación
Tiempo preparación
Tiempo cocción
Tiempo total
Valoración media
51star1star1star1star1star Based on 1 Review(s)