receta-granola-casera

 

Tiempo atrás habría sido impensable elaborar una misma en casa sus propios cereales para el desayuno. Durante muchos años nos han acostumbrado a consumirlo todo tan procesado y bien envasado que incluso las cosas más sencillas nos resultan lejanas. En el fondo, muchas preparaciones son más fáciles de lo que pensamos y, con un poco de tiempo y voluntad, podemos elaborar muchas de estas cosas que compramos habitualmente para comer. La ventaja de elaborarla nosotras mismas es que podemos elegir los ingredientes que utilizamos y, de este modo, incidir directamente en nuestra salud, eligiendo aquellos productos más beneficiosos para nosotros, las personas que los elaboran y el medio ambiente.

 

Casi todos y todas hemos comido alguna vez cereales para desayunar. Algunas personas lo hacen muy a menudo, otras de vez en cuando y, otras, nunca. Si sois de las primeras o las segundas, poder disfrutar de granola casera no tiene rival y, una vez hecha, aguanta bastante tiempo. Hacérsela una misma permite modificar los ingredientes al gusto e ir variándolos de vez en cuando para no caer en la monotonía. Podemos variar el tipo de frutos secos que ponemos (mejor si son de proximidad), las especies o los frutos secos. Podemos no ponerle semillas de sésamo y lino si no tenemos. Podemos poner en lugar de miel, sirope de arce, producto que, a pesar de no ser de proximidad, también da buenos resultados. El aceite de coco, en este caso, al ser un aceite que a temperatura ambiente se mantiene sólido, es mejor usarlo para favorecer la textura crujiente de la granola casera.

 

Una preparación fácil de hacer y al alcance de todas, y una manera de reducir los productos ultraprocessados que los últimos años nos han hecho creer que eran insustituibles. Con pequeños cambios como este, poco a poco podemos mejorar nuestra alimentación y tomar conciencia de todo lo que supone.

 
 

Ingredientes

300 g de copos de avena (integrales o normales)
100 g de frutos secos. Por ejemplo:

50 g de nueces (o anacardos)

50 g de almendras tostadas y peladas (o avellanas)

35 g de azúcar de coco o de caña integral (tipo panela)
2 c.s. de semillas de sésamo y/o lino trituradas
½ c.s. de especies en polvo al gusto (canela, cardamomo,…)
50 g de aceite de coco
50 g de miel
50 g de fruta seca (arándanos, pasas u orejones troceados)
(c.s.: cucharada sopera)



Cómo hacer la granola casera

  1. Precalentar el horno a 180 ºC.
  2. Picar ligeramente los frutos secos con el fin de obtener trozos pequeños.
  3. En un bol, mezclar los trozos de frutos secos con los copos de avena, el azúcar de coco, las semillas de sésamo y las especies.
  4. Calentar ligeramente en el microondas el aceite de coco y la miel para que cojan textura líquida. Añadirlo al bol y mezclar bien todos los ingredientes.
  5. Forrar una bandeja grande para horno con papel sulfurizado (papel de horno), añadir la mezcla y hornear 6 minutos.
  6. Retirar la bandeja del horno, remover la granola casera para que no se pegue y hornearla 6 minutos más.
  7. Apagar el horno, sacar la bandeja y mezclar la fruta seca con la granola casera.
  8. Dejar enfriar la granola casera. Una vez fría, se puede guardar en un recipiente bien hermético y aguantará bien unas semanas.
  9. Importante: haciendo más cantidad, el doble por ejemplo, tendremos que incrementar aproximadamente el doble de tiempo que debe permanecer la granola casera en el horno. Podéis hornearla 8-10 minutos en 3 tandas.
  10. Para comer la granola casera, podéis mezclarla con leche, leche vegetal o yogur, y además, si os gusta, añadirle fruta fresca troceada.

 

Resumen
recipe image
Nombre receta
Granola casera
Fecha publicación
Tiempo preparación
Tiempo cocción
Tiempo total
Valoración media
51star1star1star1star1star Based on 1 Review(s)